Creamos arquitectura saludable y en armonía

Eliminamos las humedades creadas por capilaridad sin necesidad de ninguna obra.

Además de poder provocar problemas en las viviendas, la humedad puede llegar a perjudicar nuestra salud.
La humedad aumenta la posibilidad de contraer enfermedades respiratorias como el asma o la sinusitis. La humedad contenida en el aire puede provocar sensación de malestar, escalofríos, cansancio, dificultad al respirar, pies fríos, dolor de cabeza…

Por otro lado, con la humedad proliferan los ácaros, hongos y bacterias, que se instalan en las paredes. Estos pueden llegar a provocar enfermedades y alergias.

Para prevenir estos inconvenientes se ha de tener un nivel adecuado de humedad en el hogar que debe situarse entre un 45% y un 65%.